Skip to content

Nuestras cervezas

Formar parte de Cerveses Moritz tiene ventajas, y una de ellas es poder disfrutar en nuestro bar de todas las variedades de cervezas clásicas y una selección de cervezas frescas sin pasteurizar que nos llegan directamente de la Fàbrica Moritz Barcelona. Una delicia.

Moritz Fresca

Transportadas directamente de la Fàbrica Moritz Barcelona a El Velódromo, podréis disfrutar de una selección de cervezas frescas sin pasteurizar.

moritz_original

Moritz Original.

Si de algún modo podíamos mejorar Moritz Original, era afinando su sabor y haciéndola más cremosa. Y esto lo conseguimos después de repensar la primera de nuestras cervezas y ofreciéndola sin pasteurizar. Moritz Original Fresca está hecha para disfrutar del tanque a la copa, conservando así todo su aroma y sabor.

moritz_7

Moritz 7.

Una combinación tan acertada como la unión del cuerpo y el sabor de Moritz 7 merecía disfrutarse en formato fresco. Esta Moritz sin pasteurizar conserva todo su aroma y sabor, manteniéndose fiel al espíritu de Moritz 7. Una cerveza que encaja en cualquier momento del día, ya sea para comer, para tomar unas cañas después del trabajo o para ver el partido con los amigos. Por eso no nos extraña que haya sido una de nuestras cervezas más premiadas desde que la lanzamos. ¿Te animas a probarla?

moritz_epidor

Moritz Epidor.

Intensa, con todo el sabor y el aroma que una Epidor sin pasteurizar puede presentar. Una cerveza que está tan buena como parece, que tiene un color espectacular y un toque de malta caramelo. Sí, has oído bien, malta caramelo. Y con un cuerpo tan cremoso y compacto que no podrás alejarte de su tanque en nuestra fábrica.

moritz-negra

Moritz Negra.

Cerveza sin filtrar de color negro intenso debido a su maltas y cebada torrefactas, con ligeros toques de fruta amarilla madura. Con una espuma densa, fina y adherente, nos permite disfrutar del aroma tostado que nos traslada al mundo del café y del cacao con matices de regaliz y ligeras notas ahumadas.

moritz-fresca-red-ipa

Moritz Red IPA.

Cerveza con carácter de lúpulo y amargor notable. Predominan los aromas de lúpulo florales y herbáceos, y de caramelo, café y frutos secos aportados por el tostado de las maltas.
fresca_IPA-copia

La Próxima Moritz.

Cerveza fresca km. 0 con ingredientes de proximidad; lúpulo Cascade de Girona, malta de cebada de Lleida tostada en la Fàbrica Moritz Barcelona, malta de Arroz de Tarragona y agua y levadura de Barcelona. Cerveza de estilo India Pale Lager, dorada con aromas cítricos, florales y afrutados del lúpulo, y especiados y a cereal provenientes de la malta de arroz. Amarga en boca con un final dulce proveniente de la malta de cebada.

Moritz Clásicas

La primera cerveza de Barcelona, desde 1856, no podía faltar en la carta de uno de los bares más emblemáticos de la ciudad.

Moritz 7.

Cuando el maestro cervecero la probó preguntó: «¿Cuál es?». «La del tanque 7», le respondieron. Habían encontrado la cerveza con el cuerpo y el sabor que estaban buscando. Nuestra última creación tiene toda la intensidad de una 100% malta. Fuerza y carácter.

Moritz Original.

Nuestra primera cerveza, la más popular, la que se bebe para el aperitivo en la Barceloneta o en un brindis a última hora en algún bar de l’Eixample, La Plana de Vic o incluso en Mallorca o Andorra. Tipo pilsner, pero también tipo Barcelona. Agradable, dorada, esponjosa y abundante, como esta ciudad.

Moritz Epidor.

Nuestra cerveza más radical. Intensa, aromática y braceada con malta caramelo, qué bien suena eso, “Malta caramelo”. Pues si suena bien, imagínate cómo sabe. Tiene un cuerpo compacto y un color inconfundible que aporta una experiencia intensa y potente. Claro que… qué experiencia no lo es en Barcelona.

Moritz 0,0.

¿Quién dijo que la cerveza sin alcohol no era cerveza? Moritz 0,0 es una cerveza perfecta para disfrutarla en cualquier momento, incluso a mediodía, que sabemos que después de comer siempre entra un poco de modorra. Quienes la prueban pueden asegurarte que sabe a auténtica cerveza cerveza (te lo decimos dos veces por si no ha quedado claro).

Moritz Radler.

Sí, hemos cogido una Moritz clásica y le hemos añadido zumo de limón 100% natural. Ahora cógela tú y añádele un atardecer, un grupo de amigos, una terracita, algo de picar, vistas al mar o lo que te dé la gana, porque sinceramente, Moritz Radler es tan equilibrada que pedir una no es una buena elección, es un planazo.

Moritz Red IPA.

Es verdad, no hemos sido los primeros en tener una IPA, pero tenemos una con un carácter de lúpulo y amargor notable y persistente, aromas predominantes de lúpulo florales y herbáceos, y de caramelo, café y frutos secos aportados por el tostado de las maltas. Vamos, que está para pedirla de dos en dos.